domingo, 25 de agosto de 2019

VISITA GUIADA A LA ERMITA MAUSOLEO DE LLANES DE ALBENDEA



Organizada por el Ayuntamiento de Albendea, dentro del programa “Agosto cultural”, en el que también colabora la Asociación de jóvenes del municipio, se ha realizado una visita guiada a la Ermita-mausoleo de Llanes. La dirección de la visita corrió a cargo de Jesús Blanco, licenciado en arqueología y estudioso de los yacimientos arqueológicos de Albendea y alrededores.
Jesús Blanco realizó una minuciosa y magistral exposición de la historia de la Ermita mausoleo de Llanes. Nos ilustró sobre el momento de su construcción, en el siglo IV de nuestra Era, asociada a una villa romana, su funcionalidad como mausoleo, lugar de enterramiento, pero también de culto y memoria, así como sobre los materiales y la estructura de su construcción.
Tras conocer los aspectos generales del edificio, Blanco nos explicó a los asistentes los diferentes usos de su parte inferior, la cripta, a la que se accede por una rampa por donde se introdujo el cuerpo del difunto. En esta rampa de acceso se colocó una plataforma metálica para facilitar el paso de los visitantes, pero fue sustraída hace unos pocos meses, lo que ya se ha denunciado por parte del Ayuntamiento como posible delito contra el patrimonio histórico. En esta cripta, cuyo primer uso fue contener al difunto, como hemos dicho, se construyó un baptisterio tras su pérdida de funcionalidad como enterramiento. En este baptisterio se iniciaban en la fe cristiana los allí bautizados, por medio del bautismo de inmersión, forma de ofrecer el bautismo en los primeros tiempos del cristianismo.
Tras la reconquista se construye una iglesia en la que el mausoleo pasa a formar parte de su ábside, donde se coloca el altar para las ceremonias. Debió existir en la vega de Llanes una pequeña población, que desapareció algunos siglos después sin que sepamos el motivo, cuyos habitantes irían a vivir a Priego y Albendea, las poblaciones más cercanas. Es entonces cuando se abandona definitivamente el mausoleo, que se utilizó de cementerio, basurero y refugio de viandantes.
Este edificio, debido a su valor histórico y cultural, fue declarado Bien de Interés Cultural por la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha el 28 de octubre de 2008, con categoría de Zona Arqueológica, al ser el más claro ejemplo de la arquitectura funeraria romana del siglo IV que se conserva en la provincia de Cuenca. Esta declaración supone concederle a este edificio el máximo valor y protección que permite nuestra legislación y lo sitúa a la vez bajo la tutela del Estado, que de esta manera se obliga a garantizar su conservación.










































 

No hay comentarios:

Publicar un comentario