lunes, 28 de julio de 2014

COMIENZAN LAS OBRAS DE RESTAURACIÓN DEL MAUSOLEO DE LLANES



Bajo la dirección del arqueólogo Miguel Ángel Valero, y con Juan Antonio Ramos de maestro de obra, a mediados de julio se iniciaron las obras de consolidación y restauración de la Ermita Mausoleo de Llanes.
Estos trabajos consisten, sobre todo, en la limpieza y consolidación de la techumbre, a la que se le va a colocar una cubierta de lajas de piedra, que se cree era la que llevaba originariamente. De esta manera se impedirá que se sigan produciendo filtraciones de agua de lluvia que sigan deteriorando este edificio.
De igual manera, se está reforzando su muro sur, que presentaba diversa grietas que no hacían más que prever un hundimiento del edificio en un futuro no muy lejano.
También se está reforzando su pared norte, abierta también con una gran grieta, y se está construyendo un nuevo arco en su entrada principal, para darle una nueva imagen a este mausoleo,  y hacerlo más atractivo para el público, un lavado de cara que permita también ensalzar la importancia histórica y cultural de este monumento.
La rampa de acceso al interior de la cripta, se cerrará, para impedir su acceso por esta parte del conjunto funerario, pues su inestable firme hacía peligroso su paso.
En cuanto al interior, se van a limpiar las manchas de hollín de su bóveda, tratándolas con un líquido especial. Estas manchas muestran el uso que se le dio como refugio durante los últimos años pues fueron muchos los que se refugiaron en él, protegiéndose de la lluvia y el frío.
También se van a endurecer las bases de los ladrillos y el revestimiento de cal, para que no se sigan resquebrajando, pues han sido estos los que han sufrido más daños, ya que la construcción del edificio en piedra tobácea ha permitido que se conserve hasta nuestros días.
Es de suponer que también se limpie el exterior, aparte de la techumbre, claro, de la maleza que presenta, pues son numerosas las plantas que crecen por sus paredes, sobre todo del género sarcocapnos, un taxón rupícola, bastante abundante en paredes rocosas. Igualmente suponemos que se retirarán los escombros y restos de basuras, procedentes de la excavación que se llevó a cabo en 2001.
La Ermita Mausoleo de Llanes es uno de los monumentos más emblemáticos del periodo romano de la provincia de Cuenca. Su origen está un monumento funerario construido en el siglo IV de nuestra Era, vinculado a una suntuosa villa romana, que estaba situada a un centenar de metros de este edificio. Conserva un ábside y restos de un muro, construidos en cal y canto, con algunos sillares y una bóveda de ladrillo. Debajo de toda la estructura se halla una cripta con planta de cruz griega, cuyos brazos se cubren con cuatro bóvedas de cañón de ladrillo revocado. Tras su uso como mausoleo fue cabecera de una ermita, que se abandonó con el tiempo, utilizándose más tarde de habitación de transeúntes, pesebre y refugio de pastores.
            En la excavación que se llevó a cabo en 2001 se recuperaron un par de anillos de plata, algunas estelas funerarias y diversos restos humanos datados en la Edad Media, lo que muestra su uso como cementerio.
Este edificio fue declarado Bien de Interés Cultural por la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha el 28 de octubre de 2008, con categoría de Zona Arqueológica, al ser el más claro ejemplo de la arquitectura funeraria romana del siglo IV que se conserva en la provincia de Cuenca. Esta declaración de Bien de Interés Cultural supone, según nuestra ley de Patrimonio Histórico español, concederle a este edificio la máxima protección que permite nuestra legislación y lo sitúa a la vez bajo la tutela del Estado, que de esta manera se obliga a garantizar su conservación.






No hay comentarios:

Publicar un comentario