lunes, 7 de septiembre de 2015

FIESTAS DE NUESTRA SEÑORA DE LA VIRGEN DE LA VEGA

EL PREGÓN POR LA PEÑA LA TRIBU

Buenas noches a todos,

amigos y amigas de Albendea, ¡albendenses! (que para eso es nuestro gentilicio y no el que aparece en Wikipedia), familiares y visitantes en general.
Hace unos días, la corporación municipal nos sorprendió, pidiéndonos que fuésemos los encargados de abrir con un pregón la celebración de los festejos, que en estos días dedicamos en honor a nuestra patrona, la Virgen de la Vega.
Nos surgieron dos preguntas…
¿por qué nosotros? No sabemos hablar en púlpitos y nos van más las distancias cortas, y la otra pregunta fue:
¿por qué no? Al fin y al cabo, somos unos más de Albendea, unos de tantos, sin más pena, ni más gloria, pero sí hijos del pueblo, de lo cual nos sentimos orgullosos.
Así que, ¡aquí estamos!
Damos las gracias a nuestra corporación municipal, representada por Luís Ángel, Óscar, José Ramón, Loli y Benjamín; por acordarse de nuestra peña, y dejarnos sentir el placer de ser los pregoneros de nuestro pueblo, en este año 2015.
Es un orgullo y un honor ser heraldos en nuestro propio pueblo, y, a su vez, una gran responsabilidad, por aquello de que nadie es profeta en su tierra. Esperamos que disfrutéis de este breve pregón.
En primer lugar, queremos dirigir unas cálidas palabras para nuestros mayores, y, para los que nos han dejado. Primero, porque tuvieron su época de jóvenes y rememoran en nosotros aquellos tiempos pasados; y segundo, porque dadas las condiciones laborales actuales, son una parte muy importante en la educación y el sostén de todas nuestras jóvenes generaciones, un sentido abrazo para todos vosotros.
En segundo lugar, una vez recordado a nuestros mayores, queremos dirigirnos hacia los más pequeños, y, por ello, hacemos mención a las autoridades locales, nuestro pueblo y, principalmente, a los padres. Creemos que un pueblo sin escuela es como si le cortaran las alas de su futuro. La escuela es un símbolo de la igualdad de oportunidades, y más, la escuela rural.
Terminamos esta primera parte con un deseo: que haya siempre niños en el pueblo y que Albendea no vuelva a conocer nunca la tristeza de una escuela cerrada.

En una ocasión oímos una frase, creemos que fue a Serrat, que decía: cuando se habla de felicidad, siempre nos trasladamos a la niñez.
Niñez, que discurría entre renacuajos en la fuente vieja, picias por doquier, largas noches de verano, baños en el Guadiela y carreras en bici con algún que otro ‘estacazo’.
Adolescencia, que pasaba de los mayos a las mozas, y de las mozas a las verbenas de nuestra alcarria y sierra, matanzas en diciembre, asaos en los chozos, y un largo etcétera, hasta hoy en día.
Parece que llevaba razón Serrat, lo nuestro, sí que era felicidad…
Se nos oía venir de lejos, con nuestro lenguaje particular, eso sí, algo fuerte, con algún que otro juramento, y comiéndonos algunas letras del comienzo o final de las palabras… pero nos entendíamos.
Además, tenemos joyas del lenguaje, como “chorra”, “copón”, “aivaese”; y “pachasco”, el útil “ea”. Que parece hasta bonito.
¡”Pachasco” que no lo fuera, siendo de Albendea, “ea”!
Queremos hacer un llamamiento a toda la juventud del pueblo, y la palabra juventud abarca hasta a los jubilados.
Y es que, la vida es la memoria del pueblo, la conciencia colectiva de la continuidad histórica, y el modo de pensar y de vivir.
Por tanto, hemos de estar unidos y colaborar por el futuro de nuestro pueblo.
Para concluir, como dice nuestra abuela Asunción, y para que veáis que los de la Peña ‘La Tribu’ no somos tan malos:
Valdeolivas, olivas;
Salmerón, ajos;
Priego, los zarajos,
y Albendea, los buenos muchachos.
Muchas gracias por vuestro aguante y un caluroso abrazo para todos.
¡Dan comienzo nuestras fiestas!
¡Viva la peña ‘La Tribu’!
¡Viva la Virgen de la Vega!
¡Viva Albendea!
 








































































































































































FOTOFOTO
FOTOGRAFÍAS DE JUAN JOSÉ GARCÍA










 


















No hay comentarios:

Publicar un comentario