martes, 16 de agosto de 2016

V QUEDADA DE MOUNTAIN BIKE VILLA DE ALBENDEA




INTRODUCCIÓN
            Con esta V Quedada de Mountain Bike Villa de Albendea se pretende dar a conocer los valores naturales y culturales de esta población alcarreña, a la vez que se disfruta de una jornada de deporte y aventura en plena naturaleza. Albendea es una pequeña población conquense, con algo más de ciento cuarenta habitantes, cuyos campos son regados por los ríos Guadiela, Escabas y San Juan. Guarda del siglo IV una ermita mausoleo, situada a unos pocos centenares de metros de un castro celtíbero y de una necrópolis visigoda, considerada como una de las más importantes muestras de enterramiento del periodo romano en territorio conquense. Tras su conquista a los moros, Albendea quedó incluida en la jurisdicción de Huete, de la que se desvinculó en 1537 mediante un privilegio de villazgo, estampado en una carta escrita en pergamino, concedido por el emperador Carlos V y su madre la reina Juana.
Dentro del pueblo es obligada la visita a su iglesia parroquial, un templo de origen tardorrománico, posiblemente del siglo XIII, que ha sufrido numerosas ampliaciones y reformas a lo largo de los años, lo que ha desfigurado su aspecto original. En su interior destaca el baptisterio, situado junto a la entrada sur, con una pila bautismal de piedra de tradición románica, y la capilla de los condes de Marañón, que remata la nave lateral meridional. En la bóveda de esta capilla tiene esculpido en piedra el escudo de la familia Marañón, rodeado de florones, también en piedra, y su retablo es una obra de bella mazonería plateresca del siglo XVI, considerado por los expertos como uno de los más valiosos de los que se conservan en tierras conquenses.
A través de su término municipal y por los términos municipales de algunos municipios colindantes, en los que crecen los pinos, las carrascas, los robles, los olivos, los nogales y los árboles frutales, así como numerosos chopos, sauces, arces y fresnos por la orilla de los cauces de los ríos citados, hemos trazado la ruta de esta quedada de mountain bike, con la que mostraremos algunos de los parajes más interesantes de esta población. Por estos parajes, por los que es fácil descubrir al corzo y al jabalí, pretendemos que discurra esta ruta, con la que a la vez queremos mostrar los recursos paisajísticos, históricos, etnográficos y artísticos que posee este hermoso pueblo de La Alcarria conquense.
DESCRIPCIÓN DEL RECORRIDO
Saldremos de Albendea a las 09:00 horas, desde la Plaza del Olmillo, por el camino de la ermita de la Virgen de la Vega, para coger después, una vez cruzado el río San Juan, el camino del Punto Limpio. Al poco de pasar el Punto Limpio giraremos a la derecha por un camino que se introduce en el Monte Mogorrón, desde donde buscaremos alguno que nos lleve a Valdeolivas, población a la que entraremos por el camino de la Fuente de San Isidro y por la Plaza Vieja. Atravesaremos esta bonita población de Valdeolivas, que fue tierra del Señorío del Infantado, población de obligada visita por sus numerosos valores culturales, de los que destacaremos su iglesia románica de Nuestra Señora de la Asunción.
Desde Valdeolivas buscaremos un camino, por el antiguo lavadero, que nos llevará hacia el arroyo de Portillano, por donde seguiremos hacia Arandilla de la Sierra, población que fue aldea de Albendea desde 1558 hasta 1740, en que alcanzó el título de villazgo. La iglesia parroquial del Cristo de la Oliva, de los siglos XII y XIII, es su edificio más destacado, aunque habría que citar también su generosa naturaleza, pues aparece rodeada de amplias extensiones de pinos, con abundante agua por todas partes. Desde Arandilla, antes de penetrar en la población cogeremos una pista por la derecha que se dirige hacia el Umbriazo, por la Peña del Tormo y Cañada Masegosa, siguiendo una pista que acaba en una senda que ha sido preciso limpiar, pues apenas era ya perceptible. Este es el antiguo camino de Priego a Arandilla, común con el de Albendea, desde Priego, hasta llegar al río Guadiela, dividiéndose en dos, tras su cruce.
 Al llegar al Umbriazo, cerca ya del río Guadiela, buscaremos un camino que nos lleva, por la izquierda del Poyal y La Atalaya, hacia la carretera, por la que cruzaremos el río Guadiela. Seguiremos por la orilla del río, junto a las aguas límpidas del Embalse de la Ruidera, hasta llegar a Cueva Tomás, donde haremos el alto del almuerzo. Tras el ágape seguiremos para buscar hacia la derecha una empinada pista que nos introduce en el Monte Ardal, donde hasta hace poco existía un centro de recuperación de fauna silvestre y un vivero forestal, ambos desmantelados por el anterior gobierno de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, actual gestora de este monte.
El Ayuntamiento de Albendea mantiene desde tiempo inmemorial la reclamación histórica sobre la propiedad y el uso de este Monte Ardal, que forma parte del término municipal de Albendea y fue en el pasado un bien de uso común para los vecinos del pueblo, por tanto un bien económico susceptible de aportar beneficios y puestos de trabajo al municipio.
En este Monte Ardal visitaremos la Ermita Mausoleo de Llanes, un edificio que fue declarado Bien de Interés Cultural por la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha el 28 de octubre de 2008, con categoría de Zona Arqueológica. El origen de esta Ermita Mausoleo de Llanes es un monumento funerario construido en el siglo IV de nuestra Era, vinculado a una suntuosa villa romana, que estaba situada a un centenar de metros de esta construcción. Conserva un ábside y restos de un muro, construidos en mampostería y cal y canto, con algunos sillares y una bóveda de ladrillo. Debajo de toda la estructura se halla una cripta con planta de cruz griega, cuyos brazos se cubren con cuatro bóvedas de cañón de ladrillo revocado. Tras su uso como mausoleo fue cabecera de una ermita, que se abandonó con el tiempo, utilizándose más tarde de habitación de transeúntes, pesebre y refugio de pastores. En la excavación que se llevó a cabo en 2001 se recuperaron un par de anillos de plata, algunas estelas funerarias y diversos restos humanos datados en la Edad Media, lo que muestra su uso como cementerio. En el verano de 2014 fue restaurado y su estructura consolidada, pues su estado de conservación era ya bastante precario y presentaba un importante peligro de derrumbe.
 Desde este mausoleo, nos dirigiremos, entre pinos, por una senda apenas perceptible, de nuevo la carretera de Priego-Albendea, por la que vamos a coger un camino que cruza el río Escabas a vista del Cerro del Castillo, donde quedan restos de un antiguo castro celtíbero y unas tumbas de origen visigodo. Por este camino buscaremos el Puente de la Cadena, que cruza el río Guadiela tras su unión con el Escabas en Las Juntas, unos centenares de metros más arriba. Desde aquí subiremos otra vez hacia la carretera, que seguiremos dirección Albendea, para desviarnos hacia la izquierda por un camino que nos lleva a La Escombrera, siguiendo Los Pradillos y Los Guijarrales. Antes de llegar a La Escombrera haremos un alto en el Chozo de Victorino, desde el que también vamos a ver unas piedras de molino que fueron talladas en una roca, aunque se quedaron sólo en proyecto, sin llegar a extraerse totalmente de la roca madre.  En La Escombrera giraremos hacia la derecha, buscando el río San Juan, por el que llegaremos de nuevo a Albendea, después unos 43 kilómetros de recorrido.
Todos aquellos que quieran, participen o no en el recorrido ciclista, podrán degustar una comida, basada en unos entremeses y una paella en la terraza del bar Martín de Valdeolivas, regado, eso sí, con un buen vino. El precio de la comida es de doce euros y se ruega seriedad al apuntarse, es decir, que quien diga que va, que vaya, pues en caso contrario habrá que reajustar el precio entre los asistentes (mandar email a: amatea08@gmail.com). 

No hay comentarios:

Publicar un comentario